Entrada destacada

Nonoalco-Tlatelolco a la venta; la historia

entresemana / "Luis Arellano Mora: En la década de los años 50 la economía mexicana comenzaba a lograr un crecimiento constante y so...

octubre 28, 2005

Incipiente en México el estudio arqueológico del vidrio

A pesar de que el origen de la manufactura artificial del vidrio se remonta a 4 mil años antes de nuestra era, en México su estudio como material arqueológico es casi pionero, afirma María de Jesús Alvízar Rodríguez.
Apunta que para iniciar sus exploraciones correspondientes al Proyecto de Arqueología Urbana (PAU), inherentes a las labores de investigación del Museo del Templo Mayor, se encontró como antecedente apenas tres tesis, inclusive de publicación muy reciente, de 1994, en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).
La labor del arqueólogo, justifica, “no sólo se limita a la excavación, pues derivado de ésta se hace necesario realizar un análisis de los materiales arqueológicos recuperados que permita ampliar la información para definir los procesos de desarrollo ocurridos en el lugar”.
Es decir, el quehacer de la investigación arqueológica se realiza al conjuntar los diversos materiales arqueológicos que son el legado de sociedades pasadas: “Estos materiales comprenden una diversidad que abarca desde los pequeños objetos o utensilios que el hombre ha creado para realizar sus actividades cotidianas hasta las monumentales obras de arquitectura”.
Y la amplia gama de distintos materiales utilizados va desde la cerámica, concha, hueso, metal hasta el vidrio. Específicamente este último componente “nos proporciona elementos de diagnóstico que pueden ser analizados para establecer vínculos culturales no sólo en nuestro país, sino a través de la historia de otros países y regiones del mundo”, argumenta.
Para la especialista, esos objetos desechados que tuvieron uso y función en el desarrollo de antiguos pobladores en determinadas áreas o lugares específicos, nos aportan valiosa información a cerca de las actividades realizadas por la Humanidad, pues contienen determinadas características que las diferencian según la época en la que fueron manufacturados.
En la actualidad, la arqueóloga Alvízar Rodríguez trabaja los materiales vitrios hallados en el Antiguo Palacio de Odontología de la UNAM, hoy Palacio de la Autonomía, ubicado en Lic, primo Verdad No. 2, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, inmueble que fue intervenido por la Universidad Nacional Autónoma de México con el propósito de rehabilitarlo.
Durante la exposición de la conferencia “El vidrio en la arqueología” presentada en el marco del Cuarto ciclo de conferencias “Templo Mayor y Tlatelolco en voz de sus investigadores”, la autora describió la historia del desarrollo del vidrio desde el momento en que comenzó a fabricarse de forma artificial, hace varios miles de años, destacando los más importantes sucesos ocurridos en torno a su producción histórica y en las distintas regiones del mundo donde ha tenido relevancia un determinado hecho, como es el caso de la invención del sistema de soplado en el siglo I de nuestra era.
Con base en ello, hoy puede decirse que los pueblos precolombinos trabajaron exclusivamente el cristal de roca, y es hasta la llegada de los españoles cuando se tiene noticias del vidrio.
Durante la conquista armada, el español aplicó la táctica bien estudiada en África del llamado “arte margaritano”, que significaba el trueque de cuentas de vidrio por objetos valiosos de oro, plata, concha y plumas. En la etapa evangelizadora, los frailes intentaron enseñar las técnicas del manejo del vidrio a los indígenas, “pero hasta hoy no hay fechas precisas del comienzo de su fabricación en la Nueva España. El primer indicio data de 1542, cuando se estableció en Puebla el primer horno en América para la manufactura de vidrio, mediante una concesión al señor Rodrigo de Espinosa”.
Muchos de los elementos vitrios descubiertos en el edificio de Lic. Primo Verdad No.2 reflejan datos que permiten ubicarlos cronológicamente a fin del siglo XIX, época durante la cual en el inmueble se realizó la mayor parte de los materiales, que incluyen una buena cantidad de piezas completas.
La experta dijo, finalmente, que tal vez por ser históricamente muy reciente la aparición del vidrio en la cultura nacional “hay cierto desinterés por su investigación, aunque existe mucha información sobre la materia”.

octubre 26, 2005

El toque único de JackRose, en Tlatelolco


El mejor grupo japonés de Visual Rock se presentará en la TNT 10 Expo Manga Cómic en el Centro de Convenciones de Tlatelolco


JackRose, la banda ciento por ciento japonesa de Visual Rock, pisará tierras mexicanas tlatelolcas en la TNT 10 Expo Manga Cómic. En sus ocho años de vida, sus integrantes han participado en innumerables Lives de Japón, adquiriendo fama y experiencia en cada una de ellas con la imagen de hard rock band.
Tras firmar un contrato con la producción AB Planning cambiaron de concepto a neovisual hard para no atarse ni a hard ni a visual, pues consideran que sea el público quien decida por lo que ve y escucha.
Este cambio y debut como profesionales hizo que el grupo de JackRose adquiriera más fama y fans en su país natal. A tal grado que participaron con su canción "Moon Drop" en el videojuego de arcade llamado "Counter strike Neo-White memories" de Namco, una de las más grandes empresas de videojuegos nipón.
Shige lidera el grupo y su posición es la guitarra, Re:I es el vocalista, Syun toca el bajo, Aki se encarga del sintetizador y Osada vendrá esta vez como soporte en la batería.
El grupo no basa su espectáculo en lo visual sino que con su música hacen que el público tenga la oportunidad de disfrutar un sonido nuevo y original, convirtiéndolo en uno de los mejores grupos de neo visual hard japonés.
El grupo se presentará en el marco de la TNT 10 Expo Manga Cómic el 29, 30 y 31 de octubre así como el 1 y 2 de noviembre en el Centro de Convenciones de Tlatelolco, ubicado en Eje Central esquina Eje 2 Norte.

octubre 25, 2005

Homenaje a Sergio Alcázar

En homenaje al luchador social

Sergio Alcázar Minero

se presenta el próximo 13 de noviembre el video

El derecho a la ciudad

dirigido por el Dr. Daniel Rodríguez Velázquez, académico de la UNAM.

El filme narra la trayectoria de lucha de Alcázar Minero y aborda la histroia del Movimiento Urbano Popular en México.

Será proyectado el domingo 13 de noviembre de 2005 a las 15:00, en el auditorio del Teatro Antonio Caso, 3a. Sección de Tlatelolco, En Paseo de la reforma y Nonoalco.

octubre 23, 2005

Torre de Tlatelolco, en riesgo desde su origen


El inmueble donde estará el Memorial del 68, tenía una inclinación de 11 centímetros en 1964; hoy ya es de un metro

En 1964, al año de que se construyó la Torre de Tlatelolco, donde en 2006 la UNAM creará un Centro Cultural y el Memorial en torno del movimiento estudiantil del 68, el edificio ya presentaba un desplome (inclinación) de 11 centímetros, algo que no ha dejado de incrementarse pese a los intentos por estabilizar un inmueble, que debido a sus fallas estructurales ha estado subutilizado y casi en permanente rehabilitación.
Así lo explican Mario Herrera Moro y Raúl Alfaro Rejón, presidente del Comité Técnico del Colegio de Ingenieros Geólogos de México y vicepresidente del consejo directivo de dicha asociación, respectivamente, quienes añaden que este edificio en las actuales circunstancias es muy riesgoso.
Desde 1985, con los sismos, el inmueble prácticamente fue abandonado y hoy sólo se utiliza el sótano, la planta baja y el primer piso, mismos que serán abandonados para enero o febrero de 2006 cuando se realice el traslado a la nueva sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), como confirman en su área de comunicación.
Los especialistas explican que si desde el primer año de vida del inmueble se inició el desplome fue porque no se hicieron los estudios geológicos y geotécnicos suficientes y detallados para diseñar una cimentación que evitara el desplome.
Aclaran que las condiciones del subsuelo en la ciudad de México son delicadas, porque fue construida en un lago, el suelo es arcilloso y la extracción de agua ha sido indiscriminada. "Los estudios geológicos que se hicieron en ese momento para edificar la torre fueron muy deficientes", precisan.
Refieren que el desplome en la zona ya era visible desde hace décadas, como se podía advertir en la inclinación de la Iglesia de Santiago Tlatelolco y el hundimiento severo de la zona arqueológica.
Pero ayer como ahora la indiferencia ha sido la respuesta, como explica Herrera Moro. "Hace un año le comentamos esto a la coordinación de asesores del secretario de Relaciones Exteriores. Se les dijo que el edificio representaba un alto riesgo, pero nos respondieron que el edificio iba a ser propiedad del gobierno del DF."
Meses después, se reunieron con el oficial mayor del gobierno del DF. "Se le comentó del desplome de la Torre de Relaciones. Le dijimos que era un riesgo delicado, sobre todo si ocurría un sismo. Pero él nos contestó que el inmueble pertenecía a la SRE y que lo viéramos con ellos. Nosotros transmitíamos una preocupación, pero no nos hicieron caso. Y ahora ya no es ni de la SRE ni del GDF, sino de la UNAM", refiere Herrera Moro.
Por lo mismo, aclaran que la UNAM está obligada a determinar el riesgo y cuáles son las medidas a tomar. Si se tendrían que demoler algunos de los 20 pisos de la torre o si se puede salvar en su totalidad.
EL UNIVERSAL ha buscado información tanto en Difusión Cultural de la UNAM como en la Coordinación de Proyectos Especiales, pero Felipe Leal, su titular, se ha negado hasta ahora a ofrecer una respuesta. En tanto Gerardo Estrada, titular de Difusión Cultural, aclara que sólo está a cargo del proyecto cultural y toda la información respecto de la Torre la tiene Proyectos Especiales.

Una rehabilitación interminable

Los estudios de la Torre de Tlatelolco, cuenta Herrera Moro, se comenzaron a hacer a finales de los 60 y para 1970 se iniciaron los trabajos de recimentación. "Se metieron pilotes, trabes, pero el hundimiento no lo pudieron parar porque el problema lo tenemos en el subsuelo", añade el especialista.
Para 1991, la inclinación ya había alcanzado el metro, por lo que se diseñó un sistema de inyección y extracción de agua en el suelo de la torre. Ese año se abrieron 34 pozos de 12 metros de profundidad.
Del lado norte los pozos permitían extraer agua y por el sur se inyectaba el líquido para evitar el hundimiento, pero para luego de ocho o nueve años, el hundimiento volvió a comenzar, refiere Herrera Moro.
En 2003, el ingeniero Salvador Marín, miembro del Colegio, fue llamado para hacer un estudio de las condiciones actuales de la Torre de Tlatelolco y ahí se comprobó que el desplome ya había rebasado el metro por cinco milímetros.
"Los trabajos de reestructuración de esa torre han sido permanentes, pero han faltado los trabajos de geología profunda del subsuelo. Se ha invertido mucho dinero. Si se hubieran hecho estudios detallados se habrían ahorrado recursos, porque sale mucho más caro tener que renivelar un edificio. Ahora se tendrán que invertir millones de pesos, cuando el estudio tendría un costo mínimo", precisa Herrera Moro.
¿No sería mejor demoler el edificio con todos estos antecedentes? No lo sabemos. Vamos a poner que se le quiten 10 pisos. ¿Esos 10 que queden serán estables? No lo sabemos. Primero que nada hay que hacer estudios de varias especialidades para ver si puede ser salvado. La mejor opción sería enderezarlo responde Alfaro Rejón.

¿Se puede rescatar este edificio?

La UNAM tiene muy buenas instituciones. Nada le cuesta a la Universidad buscar a sus mejores técnicos del Instituto de Ingeniería. Los recursos ya serán otra cosa. Por lo mismo antes de descartar o de condenar un edificio, lo más viable es que se hagan los estudios pertinentes. Yo creo que se puede rescatar, como se ha hecho con otros edificios de la ciudad.
Ahí tenemos el edificio del Seguro Social en Paseo de la Reforma que quedó perfectamente bien. La Catedral Metropolitana se ha venido nivelando, lo mismo que la antigua Basílica de Guadalupe, aunque el proceso es lento. Publicado en El Universal, el lunes 17 de octubre de 2005 por Jorge Luis Espinosa.

octubre 20, 2005

De élite, el gremio de artesanos mexicas


La producción altamente especializada y exclusiva de objetos de concha era bien apreciada por los sacerdotes para sus rituales

El gremio de artesanos de Tenochtitlan lo conformaba un grupo altamente especializado de tiempo completo que habitaba seguramente en el Palacio del tlatoani, aunque “raramente se han hallado los talleres dedicados a la fabricación de objetos a base de piedras verdes y conchas de moluscos, materiales considerados como preciosos y de lujo por las antiguas sociedades de México”.
Al decir del experto en técnicas de manufactura de los objetos de concha de moluscos del México Prehispánico Adrián Vázquez Castro, la producción de estas piezas alcanzó un alto nivel de estandarización tecnológica de estilo único y exclusivo para la clases sacerdotal y guerrera del imperio azteca en el periodo que comprende de 1440 a 1521.
Dicha producción, dijo al presentar los resultados del proyecto de arqueología experimental sobre materiales de concha que se han realizando en el Museo del Templo Mayor desde 1997, conformó una tradición propia en la vida ritual de Tenochtitlan, que demuestran el alto grado de desarrollo que alcanzó la civilización mexica.
A la fecha se han encontrado 2 mil 245 conchas de moluscos, procedentes de 48 de las 127 ofrendas enterradas en el Templo Mayor y las edificaciones aledañas, distribuidas en las etapas constructivas IV a la VII, que se asocian a los momentos de mayor expansión del imperio, cuando los aztecas conquistaron la zona de la Huasteca.
Vázquez Castro recalcó que con la arqueología experimental se busca detectar los diferentes estilos tecnológicos desarrollados en Mesoamérica, todo ello “de suma importancia para el conocimiento de las sociedades humanas, pues el ámbito de la tecnología no sólo se encuentra constituido por herramientas y procesos de trabajo, sino también por conocimientos y actitudes que son transmitidos de una generación a otra, por lo que es una parte importante de la identidad de las comunidades”.
De tal suerte, anunció, que ahora el estudio de las técnicas de manufactura de las piezas de conchas aportará asimismo información para conocer el origen de las manufacturas y aspectos de la especialización de la producción de objetos preciosos de las culturas maya e inca.
Todo lo anterior fue expuesto por el doctor Adrián Vázquez en el marco del Cuarto Ciclo de Conferencias “El Templo Mayor y Tlatelolco, en voz de sus investigadores”, que inició el pasado sábado 15 de octubre con la exposición de su ponencia intitulada “Técnicas de manufactura de los objetos de concha”, en el auditorio "Eduardo Matos Moctezuma" del Museo del Templo Mayor.
Vázquez Castro es actualmente responsable de investigación del proyecto “Técnicas de manufactura de los objetos de conchas de moluscos del México Prehispánico”. Como parte de las actividades conmemorativas del 18 aniversario de este recinto cultural, siete especialistas más divulgarán los siguientes sábados de octubre y noviembre al público en general, de una manera sencilla y accesible, los resultados de las investigaciones arqueológicas y antropológicas más recientes del Proyecto Templo Mayor.
En las próximas cinco sesiones sabatinas, los ponentes abordarán distintos tópicos de la cultura mexica, entre los que sobresalen la arquitectura, el desmembramiento en rituales, así como la decapitación y elaboración de máscaras cráneo.
Las conferencias se llevarán a efecto los sábados a partir de las 10:00 horas, en el Auditorio "Eduardo Matos Moctezuma". Informes e inscripciones en el Departamento de Servicios Educativos del Museo del Templo Mayor, de lunes a viernes, de 9:30 a 16:00 horas, o al teléfono 5542-4784.

octubre 16, 2005

El 2 de Octubre en superproducción hollywoodense



John Leguizamo debutará como periodista

La matanza de estudiantes el 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco sigue inspirando libros, documentales y películas nacionales, y a 37 años de aquellos trágicos acontecimientos por primera vez una productora estadounidense con actores de Hollywood aborda el tema.
Un grupo de cineastas mexicanos y estadunidenses proyecta un largometraje sobre este oscuro capítulo de la “guerra sucia” mexicana. Tlatelolco: México 68 es un filme enfocado en la manifestación estudiantil que terminó en un baño de sangre en vísperas de la inauguración de los Juegos Olímpicos en ese año.
"Es algo importante que se debe hacer para exorcizar los demonios del pasado", dijo Everardo Gout, director mexicano que junto a su hermano Leopoldo comenzará a rodar el próximo año.
John Leguizamo, quien actuó en Moulin Rouge, y Ryan Phillippe (Cruel Intentions), serán parte del elenco de la cinta sobre un periodista que al hacer la cobertura de los Juegos Olímpicos de México 68 se ve involucrado en los trágicos acontecimientos en la Unidad Tlatelolco.
John Leguizamo, quien ya estuvo en México para el rodaje de la cinta Sueño al lado de con José María Yazpik y Ana Claudia Talancón, dará vida al reportero estadounidense. “Quiero que la gente se entere de lo que realmente pasó. Hay que hablar con la verdad”, declaró recientemente el actor.
Inclusive afirmó que “las películas en español ahora son mejores que las que se están haciendo en Hollywood”.
Los cineastas aseguran que el largometraje no busca acusar a ningún funcionario mexicano, pero está basada en testimonios de los estudiantes. Con ese fin, Gino Havens, escritor estadounidense y coproductor del filme, viajó varias veces a México para entrevistarse con decenas de sobrevivientes: "Esta es una historia que nunca ha sido contada".
Mucha de la información sobre la masacre fue censurada por el gobierno durante años y solamente distribuida de forma clandestina adentro de círculos académicos.
"Si esta película es hecha correctamente, creo que tendrá buen impacto en las generaciones más jóvenes que están distanciadas de los hechos", declaró Francisco Peredo, profesor de comunicaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
De hecho, los sucesos estudiantiles del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco dejaron una profunda huella en las creaciones cinematográficas, literarias y de las artes visuales nacionales, con un legado que impulsó a los artistas mexicanos a denunciar las injusticias en el país y a resignificar el sentido histórico del movimiento social.
Al respecto, el también autor de Cine y Propaganda para Latinoamérica: México y Estados Unidos en la encrucijada de los años 40, indicó que el México de aquella época "se caracterizó por un cine industrial abarrotado de melodramas familiares e historias moralinas y conservadoras, con estrellas de rock calcadas de los ídolos musicales norteamericanos”.
"Los mexicanos consumíamos un cine evasor, escapista y falseador de la realidad que endulzaba a la juventud nacional, que no estaba casada con la idea de un México idílico de cafés cantantes, leches malteadas y bailes de twist y rock", sentenció el académico universitario.
Pronto, abundó, la forma de hacer cine en México cobró una nueva vida con películas que fracturaron la visión romántica de un país donde todo acontecía en plena calma y con apego a las libertades humanas.
En cambio, se dio paso a una cosmovisión que sacó a flote la realidad que se vivió no sólo en Tlatelolco, sino en todo el país durante aquellos años, estableció Peredo.
De esta forma, surgieron cintas como El Grito (1968), de Leobardo López Aretche, considerada el único testimonio fílmico desde el interior del movimiento insurgente, que en opinión de otro especialista, Federico Dávalos, fue un enorme esfuerzo por desmentir la versión gubernamental respecto a la inexistencia de la organización estudiantil.
La "guerra sucia" de México no fue tan brutal como las ocurridas en otras naciones latinoamericanas como Argentina y Chile, pero la masacre de Tlatelolco está grabada en la memoria colectiva como un hecho que fragmentó la confianza en los derechos de libertad de expresión y asociación política, lo que impulsó a cineastas, escritores y artistas plásticos a hacer de la denuncia su estandarte creativo.
En el séptimo arte, explicó Federico Dávalos, autor de Albores del cine mexicano, las tendencias liberales de izquierda mexicana, radicalizadas por la represión del movimiento, impulsaron a los cineastas a anteponer la denuncia a la experimentación artística, con la creación de cintas que se caracterizaron por su contenido social.
El pasado domingo 2 de octubre, al cumplirse el XXXVII aniversario de aquel día trágico, miles de personas marcharon en la Ciudad de México y colocaron flores y velas alrededor de la Estela dedicada a los caídos

octubre 14, 2005

Ocho especialistas exponen sus propias investigaciones sobre la cultura mexica


El sábado se incicia Ciclo de Conferencias El Templo Mayor y Tlatelolco, en voz de sus investigadores

Manufactura de conchas, vidrio, descubrimientos arqueológicos recientes y análisis molecular, son sólo algunos de los temas del Cuarto Ciclo de Conferencias El Templo Mayor y Tlatelolco, en voz de sus investigadores, a realizarse los sábados de octubre y noviembre en el auditorio "Eduardo Matos Moctezuma" del Museo del Templo Mayor.

En seis sesiones sabatinas, ocho especialistas abordarán distintos tópicos de la cultura mexica, entre los que sobresalen la arquitectura, el desmembramiento en rituales, así como la decapitación y elaboración de máscaras cráneo.

Como parte de las actividades conmemorativas del 18 aniversario de este recinto cultural, la actividad académica tiene la prioridad de presentar al público en general, de una manera sencilla y con un lenguaje coloquial, los resultados de las investigaciones arqueológicas y antropológicas más recientes del Proyecto Templo Mayor.

Destinado a aportar mayor información sobre la forma de vida de los antiguos mexicanos, el Cuarto Ciclo de Conferencias busca cumplir con la misión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de difundir el trabajo de sus especialistas y acercar el conocimiento obtenido al mayor número de personas posible.

Aparte de colocar al Museo del Templo Mayor como uno de los mejores centros de investigación científica continua, tiene la característica de aproximar a todos los participantes, público en general y expertos en las disciplinas, a dichos trabajos de divulgación sobre la cultura mexica.

Es así que el sábado 15 de octubre se impartirá la conferencia "Técnicas de manufactura de los objetos de concha", a cargo del arqueólogo Adrián Velázquez Castro. Para el 22 de octubre, tocará su turno a la arqueóloga María de Jesús Alvizar Rodríguez, con el tópico "El vidrio en la arqueología".

El 29 de octubre, en una sesión con dos conferencias, participarán los arqueólogos José Álvaro Barrera Rivera, con "Descubrimientos recientes en el atrio de Catedral", y Alicia Islas Domínguez, con "Descubrimientos recientes en la Plaza Templo Mayor". Ambas pláticas abordarán las últimas revelaciones del Programa de Arqueología Urbana (PAU).

Para el 12 de noviembre, el antropólogo físico Juan Alberto Román Berrelleza, director del Museo del Templo Mayor, intervendrá con la conferencia "Tlatelolco: análisis del ADN de sus pobladores". Y el siguiente sábado, 19 de noviembre, se desarrollará nuevamente una doble conferencia, con la participación de los arqueólogos Alberto Diez Barroso Repizo, cuyo tema será "El Techan o Palacio de Axayácatl en Tenochtitlan", y Gabino López Arenas, con "Decapitación y desmembramiento en rituales del recinto ceremonial de Tenochtitlan".

Finalmente, el 26 de noviembre intervendrá la arqueóloga Ximena Chávez Balderas, con el tema "Decapitación y elaboración de máscaras cráneo", que de esta manera cerrará el Cuarto Ciclo de Conferencias "El Templo Mayor y Tlatelolco, en voz de sus investigadores", que se ha desarrollado en los últimos años en el marco de las conmemoraciones de los aniversarios del Museo del Templo Mayor.

Las ocho conferencias del ciclo se llevarán a cabo los sábados mencionados, a las 10 horas, en el Auditorio "Eduardo Matos Moctezuma" del Museo del Templo Mayor.

Informes e inscripciones en el Departamento de Servicios Educativos del Museo, de lunes a viernes, de 9:30 a 16:00 horas, o al teléfono 5542-4784.

octubre 13, 2005

Éxodo y repoblamiento en Tlatelolco

Después de la tragedia de 1985, miles de personas abandonaron por miedo la unidad habitacional; quienes se quedaron debieron aprender a convivir con los nuevos habitantes

A 20 años de los sismos del 19 y 20 de septiembre de 1985 Tlatelolco se ha recuperado a paso lento. La reconstrucción de la solidaridad vecinal, entre los habitantes nativos y los que llegaron en la etapa posterior a la tragedia, duró más tiempo que la del reforzamiento de los edificios.
El acoplamiento fue difícil, aseguró Federico Ochoa Rojas, habitante del edificio Santos Degollado, porque venían de otras colonias y traían "mañas feas", pero ahora ya nos llevamos mejor.
"Se fueron muchos amigos míos, los que murieron en el Nuevo León y los que se fueron por temor", dijo Alejandro Yáñez, vecino del edificio Nayarit.
Sin embargo, para otros vecinos aún falta construir un mayor espíritu de cooperación entre todos, porque la falta de éste ha provocado que muchos habitantes de la unidad no tengan arraigo y no cumplan con sus cuotas de mantenimiento y las instalaciones luzcan abandonadas.
Luego del trauma, parte de la población se fue por miedo, prefirió una vivienda en el estado de México.
Virgilio Mendoza se vio en uno de esos casos. A los 11 años vivía en el edificio Miguel Hidalgo, pero luego del temblor se fue junto con sus padres y hermana, pero añora vivir en Tlatelolco y regresa con frecuencia a visitar a sus amigos.
"La verdad está abandonado. Antes todos se conocían, ahora hasta viven con chapas y rejas por la inseguridad que hay", se lamenta.
A 20 años de la tragedia, la mayor parte de la población originaria de Tlatelolco huyó y los que quedaron, en su mayoría jóvenes matrimonios que lucharon por que los edificios no fueran derrumbados, ahora han envejecido y sus hijos y nietos ya no viven ahí.
Luego del primer momento de la tragedia, los edificios que quedaron de pie fueron sometidos a un dictamen y 11 tuvieron que ser derrumbados por las graves afectaciones que sufrieron.
Ahora, en esos sitios se encuentran plazas o "huellas" que recuerdan la tragedia. Uno de ellos es el Nuevo León, único que se derrumbó al momento de los sismos, que luego se convirtió en símbolo de la tragedia y del apoyo solidario; en el lugar que ocupó, ahora está el Jardín del Reloj y un amplio estacionamiento.
Otros 10 edificios, como el Niños Héroes, fueron descopetados, es decir, que al tener 13 niveles, los edificios representaban un peligro, por lo que se les quitaron siete niveles.
Héctor Maya, quien vive en el edificio Presidente Juárez e integra la Comisión Técnica de la unidad, explica que los departamentos fueron divididos y las paredes reconstruidas; también reforzaron las ventanas, "sacrificamos espacio por seguridad".
Ahora, en Tlatelolco un temblor no causa mayor preocupación que la inseguridad cotidiana en que viven los residentes de este conjunto.
"Me preocupa más si me roban afuera de la entrada de mi edificio que si tiembla", dice Fabiola Arellano, de 69 años, habitante del edificio 5 ISSSTE. En las entradas de los edificios hay rejas que no existían antes del sismo de 1985. Cada uno tiene vigilantes en la puerta.
PRESIÓN VECINAL PARA LA RECONSTRUCCIÓN
La reconstrucción en Tlatelolco se debió, fundamentalmente, a la presión vecinal.
El mismo 19 de septiembre, recordó Armando Barreiro, subdelegado territorial, los vecinos ya estábamos organizando asambleas para definir cómo actuaríamos.
Ahí se formó la Coordinadora de Residentes de Tlatelolco y fue sede de la Coordinadora Única de Damnificados.
Una de las primeras manifestaciones fue culpar al Fondo Nacional para Habitaciones Populares (Fonahpo) por no haber concluido los trabajos de cimentación en el edificio Nuevo León.
Una nota de El Universal Gráfico, del 20 de septiembre de 1985, consigna la denuncia de Harry Gayner, presidente de la Sociedad de Colonos del edificio Veracruz: "Hace algunos meses, el señor (Antonio) Rivas, incluso, colocó una manta a lo largo y ancho de su edificio, en donde les suplicaba que recimentaran el edificio".
Los habitantes de la Tlatelolco contaban con Certificados de Participación Inmobiliaria, especie de seguro contra daños que obligaron a Fonahpo a reparar los edificios y departamentos, pese a la insistencia gubernamental de demoler todo.
José Luis Muñoz, ahora director general de Obras de la delegación Cuauhtémoc, explica que como había profesionistas entre los residentes, sabían que la unidad podía reconstruirse.
Luego de un año, en mayo de 1986, lograron firmar el convenio para el análisis de las estructuras y en su caso reparaciones.
En cuanto a la reasignación de departamentos, la Coordinadora de Residentes de Tlatelolco creó una bolsa de vivienda donde se otorgaban los departamentos que fueron ofertados a bajo precio. Además, parte de los departamentos reconstruidos también fueron otorgados al ISSSTE para sus derechohabientes.
La etapa de la reconstrucción duró siete años, no obstante en la actualidad hay gente que reclama que no se les indemnizó.
Los habitantes de los cuartos de servicio, que formaron la Coordinadora de Cuartos de Azoteas en Tlatelolco, lograron que se construyera una unidad habitacional que ahora se conoce como la Cuarta Sección.
EL PRIMER TEMBLOR
Eran las 7:19 horas. La mayoría se alistaba para iniciar el día cuando el temblor llegó a Tlatelolco. En dos minutos el edificio Nuevo León de 288 departamentos y mil 440 habitantes se vino abajo en dos de sus tres módulos.
Tras el derrumbe, la voz de lo acontecido corrió como pólvora entre el resto de los habitantes.
"Hubo mucha gente que perdió la cordura por instantes y caminaba sin rumbo dando vueltas", recuerda José Luis Muñoz, del edificio Miguel Hidalgo.
La histeria rondaba. Según crónicas periodísticas, a las 10:15 se escuchó un estallido en el edificio Veracruz, de 16 pisos, lo que provocó la evacuación masiva del inmueble. Los residentes fueron los primeros en llegar al lugar para ayudar. Tres horas después llegó el Ejército. Miles de manos ayudaron, algunas anónimas que se volvieron célebres, como los "topos"; otras célebres, como las de Plácido Domingo, que se hicieron anónimas. Tomado de eluniversal.com, por Johana Robles, jueves 8 de septiembre de 2005

octubre 11, 2005

R. H. Barlow: una vida, una obra trascendental


El quipo de trabajo del Departamento de Etnohistoria del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Decanatura de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de las Américas de Puebla presenta la culminación del proyecto de edición crítica de la obra histórica-antropológica de Robert Hayward Barlow,
que incluye un esbozo bibliográfico, comentarios de sus escritos y los índices de archivo y onomástico de los siete volúmenes que conforman tan destacada producción:
Tlatelolco: rival de Tenochtitlan, Tlatelolco. Fuentes e Historia, La extensión del imperio de los culhua-mexica, Los mexica: participación y conquistas en la triple Alianza, Fuentes para la historia del México prehispánico, Obra varia y Vida y obra de R. H. Barlow e índice general de su archivo.
Su muerte, en 1951, se considera como una muerte irreparable para el avance de los estudios históricos y antropológicos sobre México, ya que como lo apunta Ignacio Bernal: “Rara vez se vieron reunidos en un individuo un número tan grande de talentos, esfuerzo tan constante y un amor tan profundo a su trabajo”.
Desde 1984, el equipo de trabajo integrado por Jesús Monjarás-Ruiz, Elena Limón y María de la Cruz Paillés de dedicó al objetivo fundamental de rescatar, dar a conocer y posteriormente analizar en su conjunto la desconocida e inicua y la conocida y polémica obra de Barlow.
R. H. Barlow, obra histórico-antropológica, de Jesús Monjarás-Ruiz y Elena Limón Ríos, INAH-UDLA, México, 2005, 456 pp.

octubre 09, 2005

La Torre de la Cancillería en riesgo de colapso

Su rehabilitación para albergar el Memorial del 68 sería muy costoso, alerta el Colegio de Ingenieros y Geólogos


La Torre de Relaciones Exteriores en Tlatelolco es el edificio con más riesgo de desplome de la Ciudad de México, alertan especialistas del Colegio de Ingenieros y Geólogos de México.

En declaraciones al rotativo El Universal, el presidente de dicha institución, Mario Herrera Moro, confirmó que el edificio es de alto riesgo, pues a la fecha presenta un desnivel de metro y medio. El Colegio de Ingenieros, afirmó, cuenta con un estudio a detalle al respecto.

El inmueble que ocupó la Secretaría de Relaciones Exteriores durante 40 años se ubica en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco y ahí la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) planea crear un museo con el Memorial del 68. Sin embargo, los ingenieros Raúl Alfaro Rejón, Rufino Sánchez López y Mario Herrera Moro advirtieron que para la máxima casa de estudios será muy costoso rehabilitar el edificio que le fue donado por el Gobierno de la Ciudad de México.

En esta torre "se han invertido muchos millones de pesos" para tratar de rehabilitarla, pero el riesgo de colapso está latente, "por lo que sale más barato demoler los pisos superiores, antes que ocuparla"; de hecho actualmente sólo se usa el primer piso y el sótano, pues hoy por hoy es la estructura arquitectónica con más riesgo de la ciudad de México”, apuntaron los expertos en estructuras y mecánica de suelos, para con ello concluir: “La UNAM se sacó la rifa del tigre".

La Universidad proyecta crear el Memorial del 68 en la Torre de Tlatelolco. "Será un museo documental, con fotografías, videos y otras formas de expresión", ha anunciado Gerardo Estrada, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM.

octubre 07, 2005

Aplican nuevo fármaco anti-esquizofreniaen Clínica de Neurosiquiatría de Tlatelolco

Médicos de la Clínica de Especialidades de Neuropsiquiatría de Tlatelolco del ISSSTE aplican un nuevo fármaco para controlar la esquizofrenia a pacientes con trastornos delirantes alucinatorios, logrando resultados positivos en 90 por ciento de los casos, informó el doctor Javier Zambrano Ramos, médico psiquiatra y jefe de Enseñanza de la unidad.
Esta aplicación permitió reducir el número de hospitalizaciones y las recaídas, abatiendo costos familiares y sociales de los pacientes, así como los institucionales.
El fármaco Olanzapina ayuda a eliminar alucinaciones, la visión de personas o la escucha de voces inexistentes, además de disminuir la agresividad. Otro beneficio es la reducción en el número de medicamentos suministrados, ya que anteriormente se prescribían cinco tipos distintos a los enfermos.
Obviamente, los medicamentos generaban efectos secundarios como temblor distal, disquinencias, una marcha acartonada, salivación excesiva y la sensación de que la lengua se les agrandaba. También se recetaba un medicamento que les produjera sueño y redujera la ansiedad e intranquilidad, todo ello para controlar un solo cuadro.
"Con este nuevo producto se logró un avance para controlar la esquizofrenia y afectar en lo menos posible a los pacientes con otros fármacos. El uso y la experiencia del medicamento permitió reducir las cantidades y variedad de estos productos", precisó.
El también Coordinador Médico de esta clínica afirmó que el ISSSTE eroga al mes más de 2 mil 400 pesos con este medicamento, atendiendo en promedio a más de 6 mil 500 personas al año. La ventaja es que el enfermo se torna en un paciente socialmente funcional, porque mejora su calidad de vida. "Muchos quieren regresar a trabajar porque se sienten bien; su motivación no es tanto la económica, sino que quieren ser útiles a la sociedad otra vez".
Manifestó que otro de los logros con el nuevo medicamento es que también ayuda para atacar los trastornos bipolares, como son la depresión, el estrés y la tristeza, que pueden llevar a ideaciones suicidas. Al controlar el trastorno afectivo bipolar se moderaron las dosis de medicamentos, llegando incluso a cantidades mínimas. Publicado en La Crónica de hoy, el 2 de septiembre de 2005.

octubre 02, 2005

Sí actuó el “mataviejitas” en Tlatelolco; acepta la PGJDF

Temen vecinos por su seguridad

El modus operandi de la persona que asesinó el pasado miércoles a Guadalupe Tarango, de 85 años de edad, en Tlatelolco, tiene las características de los crímenes cometidos por el “mataviejitas”, señaló el Fiscal Central de Investigación para Homicidios de la Procuraduría capitalina, Guillermo Zayas Gonzáles.
Golpear a sus víctimas en la cabeza y luego asfixiarlas es la forma en que el criminal actúa. Y aunque otra anciana fue asesinada de la misma forma ese mismo día en la colonia Viaducto Piedad, en Iztacalco, el fiscal expresó que ese crimen no está relacionado con los otros nueve que van en el año, y 46 en total en el DF desde 1998.
Señaló que aunque hubo testigos que vieron a Guadalupe Tarango con una “persona de suéter rojo”, ninguno pudo ver su rostro pues todos “la vieron de lejos y de espaldas”, aunque la estatura y las características físicas descritas son muy similares a las del asesino serial.
Testimonios de los vecinos indican que por la tarde del miércoles se le vio llegar a la víctima acompañada por una mujer desconocida para ellos. David Maldonado, su vecino del departamento de abajo, recuerda que "por la ventana de la cocina vi que iba subiendo con otra persona, pero no le tomé importancia; dicen que fue una mujer alta, al parecer de unos 40 años, medio güerilla".
La descripción que dan los testigos es, una vez más, la misma: “No sé si era hombre o mujer, venía vestida como mujer pero tenía cuerpo de hombre”.
En el expediente FCIH/1-T3/064/05-09 se detalla que el asesino sólo revisó los cajones de la recámara principal. No había más saqueo, al igual que en el resto de los 45 homicidios contra mujeres registrados desde 1998. Luego de matarla, esta persona, hombre o mujer, huyó sin llevarse grandes cosas.

Surgen imitadores

Cinco de los nueve asesinatos de mujeres de la tercera edad que han ocurrido en lo que va de este año no fueron cometidos por el asesino serial conocido como mataviejitas, confirmó el procurador capitalino Bernardo Bátiz.
Ratificó que para coadyuvar a la investigación de los casos que no han sido resueltos, se pedirá apoyo federal, pero no se planea recurrir a expertos internacionales. Así, esta semana él mismo y el subprocurador Renato Sales se reunirán con el doctor Gerardo Laviaga, director del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), organismo descentralizado de la PGR, para valorar los mecanismos y alcances de la colaboración.
Esa institución tiene “estudios de casos de asesinos seriales en otros países y un seguimiento que han ido dando aquí a los casos de la ciudad de México. Entonces vamos a intercambiar con ellos información”, expuso y descartó por ahora el auxilio internacional, pues “creo que nosotros tenemos suficientes elementos ya acumulados”.
De estos, los más importantes fueron obtenidos en un caso ocurrido hace unas semanas en la colonia Jardín Balbuena, en la delegación Venustiano Carrranza, en donde el victimario no concretó el homicidio de una anciana, por lo que de ese domicilio se recabaron huellas y elementos de valor para las investigaciones.
Hay otros casos que “tenemos que ir resolviendo sobre la marcha, lamentablemente se ha hecho un modus operandi, una especie de forma ya copiada, repetida, una imitación”.

El modus operandi

En este sentido, el procurador dio a conocer que el llamado "mataviejitas" comete sus homicidios justo en el momento en que les hace alguna revisión, caricia, masaje o muestra de afecto.
Al tratarse de alguien que se hace pasar como "enfermera" que ofrece servicios para personas de la tercera edad, como el otorgamiento o renovación de tarjetas para adultos mayores, servicios médicos o de dispensarios, según dijo, logra ingresar a las casas de las personas de la tercera edad que viven solas.
"El homicida serial (de estos casos) ataca por la espalda, le aprieta el cuello, le asfixia con algún objeto al momento que está sentada y cuando, según lo que pensamos, le hace algún masaje a la víctima, algún acto de afecto corporal o examinándole, allí es cuando le ahorca".
Así, refirió que este criminal es una persona que en un primer momento trata a sus víctimas con suma cortesía y amabilidad.
No obstante, abundó, muchos casos han terminado sólo en intentos fallidos. En tanto los afectados han sido personas de medianos recursos a quienes se les quitan pocas cantidades de dinero.

Vecinos, temerosos

Tras el asesinato de Guadalupe Oliveira Contreras en el interior de su departamento marcado con el número 402, del edificio Estado de Hidalgo, en Tlatelolco, vecinos del lugar denunciaron la falta de seguridad en la zona, en la cual se incrementó el robo a casas-habitación.
El crimen ocurrido la noche del miércoles creó un ambiente de incertidumbre entre los habitantes, quienes señalan la carencia de vigilancia policíaca en la zona. "Estamos muy asustados, porque aquí teníamos una delegación y ya la quitaron; entonces no tenemos una policía de base. A veces nada más en la mañana pasa un rondín y se va. Sí pediríamos más vigilancia, porque nos está dando miedo esta situación, porque hay mucha gente que vive sola, viejitos, y no hay forma de protegerse", manifiesta una vecina, que pidió a los medios omitir su nombre por razones de seguridad.

octubre 01, 2005

Adultos Mayores De Xochimilco Reciben “El Baston De Mando”

Durante el 5º Aniversario Interdelegacional de Adultos Mayores que se celebró en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco; adultos mayores de Xochimilco recibieron el bastón de mando, el cual compromete a esta delegación política a efectuar los acuerdos y programas en beneficio de las personas de la tercera edad.
En el acto cultural, los adultos mayores provenientes de distintas delegaciones participaron en las mesas de trabajo donde se trataron temas como: el rol social del adulto mayor, las relaciones intergeneracionales, los espacios de convivencia: hogar, comunidad y sociedad, entre otros.
Rosa María Salazar, Subdirectora de Servicios Sociales en Xochimilco, apuntó que este paso de mando es muy importante para los más de 400 ancianos que integran los 17 grupos pertenecientes al Consejo Delegacional de Adultos mayores en la demarcación, ya que les asigna un lugar preponderante en la sociedad.
La ceremonia del “Paso de Bastón de Mando” es un ritual que cumple su quinta entrega y simboliza el paso del legado a los adultos de Xochimilco. El bastón es largo y con 4 listones de distintos colores, que indican la sabiduría y sapiencia con la cual, antiguamente, los ancianos se recargaban en el bastón y dictaban sus recomendaciones en un consejo.
El acto concluyó con una comida-baile, amenizada por cantantes, grupos versátiles y una Danzonera.