Entrada destacada

Nonoalco-Tlatelolco a la venta; la historia

entresemana / "Luis Arellano Mora: En la década de los años 50 la economía mexicana comenzaba a lograr un crecimiento constante y so...

enero 22, 2006

Concluye primera fase de rescate del mural novohispano hallado en Tlatelolco

Especialistas del INAH develan los misterios de la pintura realizada hace 460 años. Se recuperaron 25 mil trozos de la Caja de Agua del Colegio de la Santa Cruz

Al concluir la primera fase de rescate del que es considerado el primer mural novohispano, descubierto en 2003 en el subsuelo del antiguo Colegio de la Santa Cruz de Santiago Tlatelolco, investigadores del INAH lograron recuperar más de 25 mil fragmentos de la Caja de Agua (especie de cisterna), cuyo interior fue adornado de pintura con alegorías prehispánicas y españolas, en un área de 24 metros.
Los trabajos de salvamento arqueológico arrojaron diversas partes que muestran la gran riqueza iconográfica descubierta en siete niveles (de una capa de relleno que cubrió del piso a una altura de 70 centímetros) y que es alegórico a la vida lacustre de la Ciudad de México del siglo XVI y que tenía como intención ilustrar la armonía en un momento coyuntural entre el arraigo de las creencias mexicas y de la imposición de la religión católica.
La Caja está compuesta por dos contenedores. El segmento mayor mide 4 por 3.30 metros y en el centro esta dividido por un muro, con una escalinata de servicio; el otro se encuentra 50 centímetros más arriba y ahí aparece una quicio, del que hasta el momento se han descubierto tres peldaños.
Los últimos descubrimientos agregan unos 4 mil 600 fragmentos de mural, que sumados a los que ya se tenían, dan un total de 25 mil 600 pedazos que integraban 15 metros de muro que fue despedazado por los mismos indígenas en los albores del siglo XVII. Dicha pedacería es sometida actualmente a trabajos de clasificación y limpieza, así como a una "anastilosis", es decir un rearmado de cada pieza en el contexto original, a la manera de un gran rompecabezas que será montado en un bastidor para ser exhibido.
MITO Y REALIDAD
En la traza rectangular de seis metros de largo se hallaron imágenes de animales reales y míticos que retozan junto a los lagos que rodeaban la Nueva España, pintadas aprovechando el breve período de tolerancia en la época en que los españoles destruían la cultura azteca para cimentar su régimen y los frailes conservaban en escuelas a los tlacuilos (pintores).
De los estudios realizados se infiere que la estructura fue construida para proveer de agua a los educandos indígenas que habitaban el colegio fundado por los monjes franciscanos para los hijos de los nobles indígenas, a quienes se atribuye la autoría de una de las pinturas más antiguas recientemente descubierta para indicar la mezcla de las dos culturas.
El hallazgo se realizó de manera fortuita en julio de 2003, cuando una cuadrilla de trabajadores que excavaba un desagüe para evitar inundaciones en el ex convento que desde 1966 alberga el acervo histórico de la Secretaria de Relaciones Exteriores. Los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) pudieron constatar que la Caja se extendía hacia una habitación del monasterio, en el lado suroeste. Después de poco más de año y medio de excavaciones, el trabajo está completado en un 75 por ciento.
Salvador Guilliem Arroyo, Jefe de la Zona Arqueológica de Tlatelolco, señaló que durante la última temporada de exploración, concluida en diciembre pasado, se pudo saber que en el contenedor fluía el agua por sus dos segmentos hacia una escalera de agua o “cascada”, con la finalidad de mantenerla en constante movimiento.
La Caja construida con motivo de la inauguración oficial del Imperial Colegio de la Santa Cruz de Santiago Tlatelolco, en 1536, era utilizada por los tlatelolcas para recolectar el agua que consumían diariamente, de tal manera que mientras la tomaban podían observar las imágenes que la decoran.
El mural fue elaborado con técnicas totalmente prehispánicas, semejantes a las posteriormente utilizadas en el Códice Florentino, a excepción de la grisalla (técnica decorativa) que da un poco de volumen a las escenas, y en el que fueron utilizados colores como el azul maya, el ocre, el negro de humo, el rojo (óxido de mercurio) y en algunos casos sus combinaciones como el café.
Entre 1600 y 1610 fue sepultado ceremoniosamente el mural novohispano, motivo por el cual se preservó la mitad inferior de la pintura de casi 15 metros de largo. Pero la mitad superior, de unos 30 centímetros de alto, se fragmentó en más de 25 mil trozos.
Los importantes hallazgos, representativos de la primera época de contacto entre españoles e indígenas, esperan ser expuesto a partir de octubre próximo con la apertura de una sala pública, en la que inclusive se expondrán otros descubrimientos realizados en la Zona en los últimos años.
El arqueólogo Salvador Guilliem expuso la idea de "hacer una maqueta para que la gente pueda ver el uso total de la Caja, con toda la alegoría pictográfica y en la salita, mostrar parte de la colección de cerámica y de lítica prehispánica, colonial y de contacto, así como obsidianas y figuras prehispánicas que hemos encontrado".
Para ello se calcula una inversión que va de 800 a un millón de pesos. Hasta esta primera fase, las investigaciones se han realizado con presupuesto proporcionado por la Cancillería, que tiene todavía bajo su custodia el inmueble.
De acuerdo con los primeros segmentos reconfigurados, es posible observar ahora que en la parte del mural fragmentado los pintores diseñaron una cruz que simboliza la influencia del nuevo orden católico. Los visitantes podrán entonces admirar dicha obra, en cuyo centro se divisa la sencilla cruz cristiana en blanco y negro, flotando sobre un trasfondo mucho más colorido y animado con escenas de pescadores, sapos, peces y otras criaturas.
A la derecha y por debajo de la cruz destaca un ahuizotl, un animal azteca mítico con garras que semejan manos, que era considerado sirviente o representante de Tláloc, dios de la lluvia; mientras que a la izquierda figura un jaguar con una planta estilizada en su espalda, sobre la cual descansa un águila, en referencia a nombres de sitios prehispánicos y los reinos anteriores a la llegada de los españoles.
Asimismo, el mural presenta figuras minuciosas y elegantes de plantas lacustres, algunas de las cuales eran empleadas en la medicina tradicional de los antiguos mexicanos.
La historia de cómo y por qué se creó el mural y luego se enterró permite atisbar el choque cultural que se produjo en los primeros años después de que Hernán Cortés sometió a los indígenas el 13 de agosto de 1521, precisamente en Tlatelolco, último bastión de la resistencia armada.
RESISTENCIA CULTURAL
Los tlacuilos desarrollaron un notable grado de expresión para la época. Los conquistadores por lo general exigían a los indígenas pintar según los estilos europeos, aunque los monjes franciscanos en Tlatelolco se mostraron dispuestos a aprender su idioma, costumbres e historia. Pero aun con la tolerancia, Guilliem dijo recientemente que algunos detalles del mural reflejan "un conflicto de intereses entre el fraile y el pintor".
La mayoría de las figuras humanas ---incluso algunas con vestimentas indígenas--- están dibujadas con características y estilo europeo utilizando perspectiva, en vez de los perfiles unidimensionales mexicas. Resulta primordial la presencia de dos rostros con rasgos europeos que son meros dibujos de contorno, sin rellenar ni colorear con los tintes todavía brillantes usados en el resto del mural. No fueron terminados de pintar como una manifestación de "rechazo a poner una imagen española en un contexto netamente mesoamericano e indígena" reiteró Guilliem.
La reconstrucción de los hechos, según el arqueólogo, sería de la siguiente manera: "El tlacuilo, el pintor principal, el gran maestro de la obra, está bajo la dirección y presión de los frailes. Allí entra una especie de conflicto. El que dirige la obra, el fraile, le está diciendo que lo haga así y dice que sí, que lo van a hacer, y se pasan a otro elemento, al agua, los peces, la red, a lo que ellos están dando un verdadero valor y, a final de cuentas, no lo terminan".
La relativa independencia de los monjes en Tlatelolco fue tolerada sólo unas pocas décadas por los gobernantes españoles, que empezaron a cuestionar la táctica franciscana de educar a los indígenas y aprender de ellos mientras los convertían al cristianismo.
Pero los artistas de Tlatelolco no cedieron totalmente. Cuando el tanque de agua cayó en desuso y el mural fue fragmentado y enterrado, entre los años 1600 y 1610, los indígenas practicaron una ceremonia de finiquito totalmente azteca para calmar a los espíritus prehispánicos en la pintura.
Depositaron cuidadosamente los miles de fragmentos de la parte superior de la pintura en la mitad inferior del tanque sobre una cama de adobes, junto con los restos de cientos de animales sacrificados en rituales. Quemaron los restos de los animales y los enterraron junto con un fetiche femenino de fertilidad y la estatua del dios mexica Napantecuhtli, pues "para ellos era sagrado por lo que tiene representado", reveló en entrevista periodística el arqueólogo Guilliem Arroyo. Es así, concluye, que "todo va a sincretizarse allí, a fusionar dos pensamientos".

enero 19, 2006

Desbandada de funcionarios que buscan “hueso”

Al más puro estilo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que tanto criticaron mientras eran oposición, los “servidores públicos” de extracción perredista y panista abandonan ya sus funciones para buscar “hueso” para el próximo sexenio. Así, las delegaciones políticas de la Cuauhtémoc, Xochimilco, Álvaro Obregón y Azcapotzalco son las que registran el mayor número de funcionarios de alto nivel que dejan sus cargos, a un año de concluir la actual administración, en busca de un cargo de elección popular.
Iztacalco y Magdalena Contreras les siguen en la lista con al menos tres servidores públicos, mientras el resto de demarcaciones perdieron al menos un director general.
El próximo domingo 22 de enero, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) elegirá a sus candidatos a diputados locales, federales y jefes delegacionales, de los cuales un alto porcentaje se trata de ex funcionarios de las 13 demarcaciones que gobiernan actualmente perredistas.
Mientras que en las delegaciones donde gobiernan funcionarios de extracción panista, Miguel Hidalgo y Benito Juárez, quienes aspiran a una candidatura local y federal aún no renuncian, pero se espera que así lo hagan de un momento a otro.
En el caso de la Cuauhtémoc, ya está apuntados José Luis Muñoz, ex director general de Desarrollo Social, que de acuerdo con militantes perredistas puntea para suceder a Virginia Jaramillo. Y es que era de esperarse, pues siempre trabajó para su candidatura; era común verlo al lado de la delegada en actos oficiales y su imagen estampada en trípticos.
Cercanos a él, también renunciaron Tomás Pliego, ex director de Desarrollo Social, pues aspira ocupar la diputación por el Distrito X local. A él se le recuerda como el iniciador, cuando fungía como director de la territorial Juárez-San Rafael, de las denuncias penales contra la Asociación de Residentes de la colonia Cuauhtémoc por malversación de recursos públicos de los parquímetros y sugirió suspender el pago.
Los otros son Armando Barreiro, ex director de la territorial Santa María Nonoalco-Tlatelolco, y Salvador Ángeles, ex coordinador de Participación Ciudadana; el primero busca la diputación federal por el Distrito electoral VIII.
Como ya se mencionó, el abandono de cargos no es privativo del PRD. En la Miguel Hidalgo, Margarita Martínez Fischer, actual coordinadora de Participación Ciudadana, aspira a la nominación del Partido Acción Nacional (PAN) para ser diputada local, mientras que en la Benito Juárez, el jefe delegacional, Fadlala Akabani, dijo que ya dio un plazo a los funcionarios para que presenten sus renuncias para buscar una candidatura.

enero 13, 2006

Derbez dice adiós a Tlatelolco

“Tlatelolco es un símbolo de lo que ha sido el Servicio Exterior Mexicano”, afirmó el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, al despedirse del edificio que albergó en las últimas cuatro décadas las oficinas de la Cancillería en la zona de Nonoalco-Tlatelolco.
Al término de la XVII Reunión de Embajadores y Cónsules de México, el funcionario federal llamó a los diplomáticos a mantener la política exterior que ha caracterizado a México.
El Gobierno de México reunió los días 3 y 4 de enero a más de 100 embajadores y cónsules mexicanos en la capital del país para planificar su estrategia de política exterior y diplomática para el presente año y ante las próximas elecciones del 2 de julio.
Este encuentro, que se realiza año tras año aprovechando la estancia de algunos de los funcionarios por las vacaciones de fin de año, fue la última en realizarse en el área de conferencias que rodea a la Torre de Tlatelolco, pues se prevé que a más tardar en marzo la Secretaría se mude al nuevo edificio del complejo de la Plaza Juárez.
En referencia a la mudanza a la nueva sede, dijo que “todo debe cambiar, menos la calidad de la política exterior de México, pues el cambio de edificio sólo tiene que llevar el pensamiento de un futuro distinto”.
Exhortó, asimismo, a los funcionarios acreditados en el exterior a tener una visión de futuro y no trabajar con las bases del pasado, pues advirtió que trasladarse de un inmueble a otro representa también el avance en las formas de trabajo y en las visiones, sin dejar atrás los principios.
Insistió que “todo tiene que cambiar y no dejar que la entrega diplomática, los logros y triunfos representados en la gente y en los edificios sean una visión del pasado. Este es un año de cambio del edificio de Tlatelolco a Tlatelolco Juárez”.
"Tenemos la necesidad de entender, sin cambiar de nombre y Cancillería Tlatelolco, pensar en un futuro distinto", mencionó durante la ceremonia de clausura de la reunión anual, en la que reiteró que este 2006 será un año de transformaciones y no nada más en el sentido de cambio de edificios.
El edificio Tlatelolco-Juárez, cuyo costo se pagará en un plazo de 20 años, fue diseñado por arquitectos del despacho Legorreta+Legorreta, forma parte del conjunto de la Plaza Juárez, frente a la Alameda Central. La construcción de la nueva cancillería fue financiada por el Gobierno del Distrito Federal y la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México, presidida por Carlos Slim.
En nuevo complejo que albergará a dos mil 800 empleados está equipado con un moderno sistema se seguridad, así como el más sofisticado sistema de telefonía y cómputo. Un piso está destinado a las áreas de conferencias y reuniones de protocolo, mientras que en sótano está la bóveda de los tratados, donde se resguardan importantes documentos de la nación, así como condecoraciones y obras de arte.
La Torre Tlatelolco, hoy prácticamente deshabitada, y el inmueble en el que opera todavía la Cancillería serán entregados al Gobierno capitalino, que a su vez lo ha donado a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para la creación de un centro cultural.
Evaluación de la política exterior
Durante la inauguración de la XVII reunión, el canciller Derbez señaló que los funcionarios del servicio exterior tienen que plantear de manera clara y precisa su posición en un año que "se presenta particularmente importante para la diplomacia mexicana" por los comicios presidenciales.
El debate sobre la posible construcción de un muro en la frontera México-EU para contener la inmigración fue otro de los asuntos que marcó la tradicional reunión con la que se inician formalmente cada año los trabajos de la Cancillería mexicana.
Dicha iniciativa ha sido condenada por varios países sudamericanos, entre ellos Cuba y Venezuela, así como por los centroamericanos, particularmente Guatemala.
La cita diplomática constó de dos sesiones de conferencias y seis mesas de trabajo, con un programa plural que permitió “reflexionar y debatir a fondo el estado actual de nuestra política exterior", según apuntó Derbez.
En dicha reunión los diplomáticos abordaron además temas como la seguridad internacional y la nueva agenda exterior del país, perspectivas de la participación de México en operaciones para el mantenimiento de la paz, la estrategia de vinculación con Asia y el Pacífico, y la estabilidad política y democrática en América Latina.
Entre los invitados destacaron el ex presidente de Bolivia Carlos Meza y el ex canciller francés Michel Barnier, quienes disertaron sobre procesos políticos internacionales e integración regional.
Asimismo, sobresalieron las conferencias magistrales de la fiscal especial para la Prevención de Delitos Electorales de México, María de los Ángeles Fromow, y el presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), Luis Carlos Ugalde, que discurrieron en torno el desarrollo de las próximas elecciones presidenciales.
Fromow inauguró la primera sesión el martes 3 con una conferencia en la que alertó de la posibilidad de que se presenten delitos electorales con los votos que enviarán, por primera vez, los mexicanos residentes en el exterior para el sufragio presidencial.
Por su parte, el escritor estadounidense y director de la organización The Democracy Collaborative, Benjamín Barber, dictó una conferencia en la que analizó las perspectivas para las democracias ante el fenómeno del terrorismo, y los retos que enfrentan en su relación con el Islam.
Al término de la reunión, la última de este tipo para la presente administración, los participantes presentaron las conclusiones al presidente de México, Vicente Fox Quesada, durante una cena de clausura.

enero 04, 2006

Antes de las elecciones presidenciales, PGR definirá casos espinosos


Antes de junio, la Procuraduría General de la República (PGR) dará a conocer los resultados de una revisión a las averiguaciones previas de casos que han provocado polémica en los últimos años, como la matanza de Tlatelolco, Aguas Blancas, "el halconazo”, El Encino, entre otros, según versiones periodísticas.
En una nota suscrita por el reportero Rubén Torres de El Economista se afirma con anterioridad a la celebración de las elecciones federales en el país, la PGR dará a conocer los resultados a la revisión de las averiguaciones previas PGR/FEMOSPP/071/2002, PGR/FEMOSPP/002/2002 y PGR/FEMOSPP/015/2002, ordenadas por Daniel Cabeza de Vaca, sobre la “guerra sucia”, para determinar si estuvieron mal integradas por la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), que motivó el no procesamiento del expresidente Luis Echeverría Álvarez y otros acusados.
Con sustento en el reporte “Resultados de Alto Impacto’’, el matutino informa que la Procuraduría darán a conocer antes que se cumpla otro aniversario más de las matanzas de “Tlatelolco’’ y “El Halconazo’’ los resultados que se encuentran actualmente al Programa Jurídico Ministerial “C’’, en las que se incluye además de las indagatorias sobre la guerra sucia los 665 homicidios ocurridos en 1988 denunciados por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el caso “Aguas Blancas’’ y el ventilado caso “El Encino’’ en el que se involucra al ex jefe de Gobierno del DF, Andrés Manuel López Obrador.