Entrada destacada

Nonoalco-Tlatelolco a la venta; la historia

entresemana / "Luis Arellano Mora: En la década de los años 50 la economía mexicana comenzaba a lograr un crecimiento constante y so...

enero 04, 2016

Un domingo en el Valle de los Mamados; una visita a los santuarios del deporte en barra

Sin Embargo:
" Hace 10 años mi abuela Tita falleció en el Hospital General No. 27 de Tlatelolco. Un paro cardiaco timbró en su pecho y colgó los tenis. Fueron seis meses los que vine al DF para apoyar a mi abuelo con la diabetes de Tita. Mi rutina consistía en llevarla al hospital a que fuera internada, la dializaran, visitarla y días después ir por ella para que otra vez intentara ser la abuela amorosa que siempre fue para mí.
Tlatelolco me parecía un extraordinario laberinto para despejarme, una excelente osadía al internarme entre los edificios y calles hasta sorprenderme con la historia que se percibe ahí. Fue así como distinguí a un grupo de jóvenes, subiendo y bajando parte de la estructura de unos aparatos para ejercitarse, cargando todo el peso de sus cuerpos únicamente con la fuerza de sus brazos. Quise saber más, sólo que tristemente me dejé llevar y mantuve la distancia. Además habría sido extraño que alguien llegara a preguntar cosas estúpidas."
'via Blog this'

No hay comentarios.: