Entrada destacada

Nonoalco-Tlatelolco a la venta; la historia

entresemana / "Luis Arellano Mora: En la década de los años 50 la economía mexicana comenzaba a lograr un crecimiento constante y so...

agosto 16, 2016

Mercados, entes sociales vivos y dinámicos

Los mercados no van a desaparecer nunca de la Ciudad de México, aseguró el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, quien el lunes declaró patrimonio cultural intangible las manifestaciones tradicionales que se realizan en esos centros de abasto.
La declaratoria garantiza la permanencia de esta parte de nuestra carta de presentación en el mundo, además de que considera estos espacios públicos como entes sociales vivos y dinámicos, con una tradición ancestral que genera el desarrollo de la cultura mexicana.
Anunció ante locatarios de todas las delegaciones que su administración triplicará el presupuesto para el rescate de los mercados públicos para el próximo año, al ser canales de abasto para 46 por ciento de los hogares capitalinos.
De esta forma, precisó en un acto realizado en el teatro Esperanza Iris, de los 70 millones de pesos destinados este año, con los que hasta ahora se han reconstruido 24 mercados, para 2017 se destinarán 210 millones de pesos.
En la ciudad existen 329 mercados públicos, que generan 280 mil empleos.
En ellos se realizan mil 342 romerías al año. Muchos son reconocidos por su arquitectura, tradición o porque albergan murales.
Por ello, con la declaratoria se busca salvaguardar todas las actividades culturales que se realizan en esos lugares, entendidas como festividades, expresiones artísticas, gastronómicas, ferias populares, artesanía nacional, comercialización, abasto, organización comunitaria y demás manifestaciones colectivas.
En el México prehispánico, el mercado era el centro irradiador de comunicación y trueque. Al momento de la Conquista y durante todo el primer siglo de la Colonia los testimonios españoles fluyen e inmortalizan la grandeza, la muchedumbre, los productos y la importancia que tenía el tianguis para los indígenas.

Tlatelolco fue el más importante de los centros comerciales de los mexicas.