Entrada destacada

Nonoalco-Tlatelolco a la venta; la historia

entresemana / "Luis Arellano Mora: En la década de los años 50 la economía mexicana comenzaba a lograr un crecimiento constante y so...

marzo 02, 2017

Obras que corporalizan la idea de colectividad

Dos estrenos en este mes, Lo personal colectivo y Remodelación vecinal, son coreografías corporalizantes de la idea de colectividad, pertinentes por tanto como una de las problemáticas más actuales y globales.
¿No son recurrentes la inconciencia, la apatía y el egoísmo en el comportamiento humano de hoy día? ¿No representa un esfuerzo oceánico reunir a varios sujetos para poder lograr una conquista en común? El estreno en México de Lo personal colectivo, de la bailarina alemana Isabelle Schad, en el Museo Universitario del Chopo, reunió los cuerpos perceptivos de veinte diferentes interesados, procedentes del teatro, la arquitectura, la danza, la plástica, la filosofía, el periodismo y las leyes.
El cuerpo perceptivo, enfatizado por la autora de acuerdo a un principio de la biología que considera la percepción como la facultad inherente a todo organismo vivo, construía a cada una de esas veinte presencias.
Este tipo de cuerpo las sostuvo conscientes de sus propias corrientes corporales y, a la vez, absorbentes de las corrientes ajenas en el intercambio de movimiento.
La veintena de cuerpos perceptivos constituían la colectividad. O bien, la condicion en común entre los 20 cuerpos era la facultad perceptiva para afectarse recíprocamente.
Unidos articularon en escena vastos momentos en la galería principal del museo, los cuales fueron una vibración colectiva, atomización y reunión, un circuito cerrado, una corriente eléctrica, el reposo del colectivo y un nuevo comienzo.
Y cualquier integrante podía percibir los ciclos de esos momentos basándose en la experiencia colectiva.
De acuerdo con esta propuesta coreográfica de Isabelle Schad, la colectividad se define por su funcionamiento. Es decir, el aspecto fisiológico del colectivo fortalece las uniones de sus miembros.
Por otra parte, la coreografía Remodelación vecinal, de la bailarina mexicana Andrea Chirinos, presentándose en el Foro La Gruta, también toma la noción de colectividad para corporalizarla. Su propuesta localiza una colectividad de vecinos en la Unidad Habitacional Nonoalco Tlatelolco en los años setenta.
La artista recrea ese contexto urbano por medio de iconografías del lugar, tales como imágenes de las fachadas rojas en los edificios multifamiliares de menor nivel, fotos de los corredores exteriores y videos de las áreas verdes comunes.
Y recurre a la moda de aquella década como minifaldas para las bailarinas y chamarras de piel para los bailarines en los colores de la época (naranja, rojo, amarillo y verde). También utiliza el marco rítmico del rock psicodélico de Allah-Las (banda californiana actual que recupera ese estilo musical).
Esta colectividad setentera en la ciudad está constituida por cinco vecinos con personalidades bien diferenciadas: la sensual, la divertida, la formal, el guapo y el tierno. Pero ellos no interactúan entre sí. De hecho, el momento cumbre de la narración es el fracaso de una junta vecinal a la que ninguno asiste, quedándose inmóviles los bailarines. Seguido de una segunda convocatoria que logra la asistencia pero no la unión de los vecinos, contrayéndose hacia atrás los cuerpos.
De acuerdo con la obra de Andrea Chirinos, la colectividad se define por los aspectos estéticos de su entorno, moda, música y baile; sin embargo se atomiza por la importancia en la personalidad individual.
La primera coreografía profundiza en el conjunto de elementos que la hacen posible (percepción sutil, empatia afectiva y asertividad con el entorno). Y la segunda, en el elemento contraproducente (el egocentrismo).
Tomado de Proceso/ Sección Cultura.
26 de febrero de 2017.


No hay comentarios.: